LA HOMEOPATÍA EN NIÑOS.
Trastornos alérgicos y otros

Prof. Dr. Eduardo N. Imventarza
Profesor Titular de Homeopatía Unicista
Fundación Hahnemanniana

Todavía es muy grande el desconocimiento que existe acerca de la medicina homeopática y sus alcances terapéuticos.
En este capítulo nos ocuparemos de las posibilidades de utilizarla en los niños en particular y en los trastornos alérgicos en general. Desde el nacimiento nuestra armonía interna se encuentra con cierto grado de desequilibrio, producto de causas congénitas y heredadas, que determinan las tendencias a enfermarnos, las que se manifiestan de acuerdo a una combinación de factores internos y ambientales a una edad más o menos temprana.
Por ejemplo existen tendencias hereditarias a la diabetes, hipertensión arterial, psoriasis, cáncer, alergias, obesidad, etc.. La Homeopatía es una medicina que actúa sobre el terreno constitucional, donde reside la verdadera enfermedad y donde ninguna otra medicina que yo conozca es capaz de actuar.
El Médico Homeópata Unicista Hahnemanniano es capaz de detectar, mediante un interrogatorio, correctamente dirigido, con la colaboración del paciente, y de los padres, en el caso de un chico, el desequilibrio de la energía vital de ese individuo. De esa anamnesis surgirá el medicamento curativo, que será uno solo (por eso Unicista).
Para la Homeopatía "curar" no significa solamente "eliminar la enfermedad" por la que el paciente viene a consultar, sino fundamentalmente, corregir las tendencias hereditarias que, de no modificarse, harían de esa persona, en un futuro más o menos cercano, un asmático, un diabético, un hipertenso, un obeso, un canceroso, etc..
Veamos un caso de la práctica: Federico es un niño de 12 años; su padre es asmático y su madre obesa desde hace muchos años. Federico sufría de anginas pultáceas, a repetición, por lo cual su Pediatra sugirió que lo operen de amígdalas.
Con esto se logró que dejara de hacer anginas, pero a los 6 meses empezó con asma bronquial, la que continuaba hasta el momento de la consulta homeopática, desde hacía 2 años.
Ocurrió lo que en Homeopatía se denomina supresión, que es eliminar una enfermedad para que en un tiempo más o menos corto aparezca otra más grave. Esto se produce porque no han sido eliminadas
las causas, sino sólo las consecuencias de la enfermedad, y, por lo tanto, la misma enfermedad que se manifestaba por medio de anginas se transformó en asma. "Cuando a un árbol se le corta una rama, seguramente va a crecer otra, porque la raíz sigue estando, aunque no se vea".
¿Cómo curó Federico de su asma? .
Al iniciar la historia clínica, su madre me relató cronológicamente sus padecimientos físicos, Una vez que concluyó su detallada descripción le pido que me cuente cómo es Federico. Ya tenía claro "qué tiene", ahora me interesaba saber "quién es". Este relato me permitió individualizar a la persona, por encima de sus trastornos físicos, lo que determina la selección de su Simillimum. De esta manera pude extraer los siguientes síntomas: Es un chico muy afectuoso, muy celoso de los hermanos. Lo impresionan las películas de terror, ver accidentes y todo tipo de heridas. Es muy irritable, impulsivo y desobediente. Muy sensible y "justiciero".
Desea condimentos y es friolento.
El remedio curativo resultó ser Nux Vómica. El asma desapareció, reaparecieron por 3 días anginas, que era la enfermedad que había sido suprimida, y que su retorno es la "Garantía" de la curación. Cambiaron los aspectos negativos de su conducta, como los celos, la irritabilidad, la impresionabilidad y la desobediencia.
Come con menos condimentos y tolera mejor el frío.
CONCLUSIONES:
1) Si un niño presenta manifestaciones de conducta como miedos, angustias, ansiedad, insomnio, problemas en el aprendizaje escolar o en la relación con los demás, esto nos está indicando que ya existe un desequilibrio de su energía vital y la homeopatía puede curarlo antes de que haya manifestaciones orgánicas.
2) Un tratamiento homeopático, bien llevado, debe posibilitar la modificación de las tendencias heredadas.
3) Las alergias, de cualquier tipo y manifestación así como cualquier entidad clínica, aguda o crónica sólo pueden ser curadas de una manera radical si se trata el terreno constitucional, posibilidad que sólo le brinda la Verdadera Medicina Homeopática