El valor del Humor y la Risa

Dr. Sergio Rozenholc

Hace 4 días finalizó el Congreso de Homeopatía organizado por la FAMHA, en el cual me tocó disertar, luego se acercó una colega y me dijo: que humor tiene doctor! Es a partir de este encuentro que comencé a pensar y pensarme en que mi desenvolvimiento profesional tiene que ver más con el humor y la risa pero que ambos están sostenidos por el dolor y el sufrimiento.
Digo todo esto porque el sufrir tiene como implicancia la libertad, en donde siempre hay dolor pero también están presentes los sentimientos como el amor, la ternura, y el padecimiento, porque es un lugar de encuentro entre la vida y la muerte, entre lo que significamos para nosotros y lo que significamos para los demás.
Decía el doctor en filosofía Santiago Kovadloff, en su trabajo, "El valor del sufrimiento", que lo mejor que podemos desearle a un ser maduro es que aprenda a sufrir porque la vida se encarga de imponerle el dolor.
La experiencia del humor y la risa nace de la imbricada fusión del sufrimiento, el dolor y el amor, y es una verdadera transformación el ir habitando los silencios de está, con la música que ofrece la risa y el humor.
Entonces habitar esos lugares con la risa y el humor es una apuesta muy fuerte a la vida desde un escenario en donde son pocos los que se atreven y menos los que entienden que la risa como decía Robert Holden es la manera de hacer que el corazón de alguien continúe latiendo.
Hay un poema anónimo que decía que el humor es un susurro del alma, que implora a la muerte y al cuerpo que se relajen y que vuelvan a estar en paz.
El humor tiene muchas facetas y hay diferentes tipos. No voy a transcribir clasificaciones pero pensaba en el humor que para Hubbard decía, que no se tomen la vida demasiado en serio "no saldrán vivos de ella", y recordaba en lo que para Groucho Marx aquella situación que se encontraban velando a su hermano muerto y delante de su otro hermano dijo, espero ser el último en pasar por esto.
A pesar de lo siniestro, es el humor el que permite relajarse en los momentos de más tensión.
Hay médicos como el doctor Hunter D. (Patch) Adams, en Arlington, Virginia, EEUU, que ha creado un hospital donde fomentan el humor como contacto humano para cumplir con su función curativa.
La risa tiene un poder mágico, un sólo instante de risa puede cambiar la forma del mundo en un segundo, inyectarnos la fuerza que necesitamos en cada momento y alterar permanentemente nuestro humor. Ríe y el mundo reirá contigo.
Para el premio Nobel, José Saramago el amor es un silencio habitado y tal vez lo sea humor, que seguramente es una forma que tiene de expresión el amor.
Para la humorista Gabriela Acher es una de las pocas alternativas válidas para descomprimir el dolor y para alejar el stress. Porque es precisamente la capacidad de producir una distancia emocional con el propio dolor, una especie de alquimia que puede convertir el dolor en placer. La verdadera fuente del humor es el dolor. También se dice que el humor es una actitud, una manera de mirar la vida que nos ayuda a ver más allá de lo obvio, y a tomar distancia de los problemas triviales, Charles Chaplin decía que un día sin risa era un día perdido.
En mi práctica cotidiana en la profesión médica es el humor, que además no le resta seriedad a la profesión, el que me permite involucrarme con los dolores más ácidos de mis pacientes y posiblemente en la sonrisa que transmito me permita disolver esas barreras de acercamiento para poder entenderla, y por lo tanto, también ayudarlos. Creo que es la misma sonrisa la que anima la esperanza de un nuevo día de transformar el dolor y el sufrimiento en momentos de amor, humor y sonrisa.

Dr. Sergio Rozenholc