Carta de una madre al periódico "El Homeopático"


Hola mi nombre es Mariana, tengo 32 años y les escribo porque quería compartir con ustedes mi experiencia con la homeopatía.
Tengo 3 hijos, Matías de 10 años, Zoe de 8 años y Julián que ahora tiene 2 años, a quienes los atiende un homeópata.
Me costo mucho la decisión de cambiar del médico alópata al homeopático pero al no tener ninguna otra salida con mi hijo menor, decidí probar.
Esta es la historia de mi hijo con el comienzo de la homeopatía. Cuando Julián tenia 4 meses, se agarro un resfrío impresionante, (él nació el 5 de abril del 2000), de la cantidad de mocos que tenía no podía dormir de noche, lo llevaba al médico casi todos los días y lo único que le daban era para hacerse nebulizaciones con solución fisiológica hasta que después de una semana empezó con un principio de bronquiolitis, eso fue lo que me dijo la doctora.
Una tardecita volaba de fiebre, lo bañe y al bañarlo note que no respiraba bien, (PARA TODO ESTO, HACIA UNA SEMANA QUE TENIA FIEBRE) lo llevamos al Hospital de Niños de San Isidro, y lo empezaron a nebulizar con Salbutamol durante 3 horas sin parar, le midieron la saturación y nos derivaron al Hospital Español para internarlo (nos correspondía por la obra social S.M.A.T.A). Me dijeron que estaría 4 o 5 días los que se prolongaron a 15, cada vez estaba peor, cada día que pasaba se le complicaba más y más, hasta que lo pasaron a terapia intermedia, y me dijeron que se le había complicado con un VIRUS INTERHOSPITALARIO. Fue terrible pasamos unos días de angustia total, en ningún momento lo medicaron, solo nebulizaciones cada 2 horas, ya ni comía, una noche entro un bebe de 2 meses con el mismo cuadro, y ahí, delante nuestro lo tuvieron que entubar. En ese momento con mi marido nos agarro una desesperación total, y pedimos hablar con el Director, armamos un revuelo bárbaro, queríamos saber si no se lo podía medicar con algo antes de llegar a ese punto. Mi hijo estaba con suero, una sonda por la nariz para la leche y un cable en el dedo del pie para controlar la saturación. A los 2 días lo empezaron a medicar con una inyección una vez por día, al tercer día le dieron el alta. Desde entonces fue una bronquiolitis cada 15 días, sin exagerar. Lo medicaban con Celestone, Proetzonide para nebulizar, y me derivo a un alergista (el Dr. Izasa) quien le recetó 2 veces por semana una vacuna intramuscular. Julián cada vez que entraba a la farmacia se ponía a llorar desesperadamente, también tomaba MAS VENTIDE de 2 a 3 paf por día, así hasta el año de vida, así y todo, las bronquiolitis y broncoespasmos no cesaron. Ya no sabíamos más que hacer, entonces una amiga me recomendó a la DOCTORA LILIANA SZABÓ, me costo muchisimo tomar la decisión de cambiar, porque sabía que lo único que lo sacaba adelante eran los
corticoides (para todo esto mi hijo vivía alterado, lloraba todo el día, realmente era un martirio para él y nosotros), cuando lo llevamos por primera vez nos resulto raro, no sabíamos mucho de homeopatía, estuvimos casi una hora y media, y nos receto SULPHUR, su remedio de base, y TK 200. Tuvo un resfrío terrible, nosotros por supuesto re-asustados, acordándonos de todo lo que pasamos antes, fue un resfrío parecido al primero, cuando lo internaron, yo estaba como loca, llamaba todos los días a la doctora, muy asustada y pensando que en cualquier momento le agarraba el broncoespasmo, así paso una semana y en ningún momento le agarro nada, no lo podíamos creer. Hace un año que lo trata la doctora y les puedo asegurar que es otro niño, hasta cambio su comportamiento, ojo, no se curo de la noche a la mañana, ha tenido algún que otro resfrío pero cada vez más espaciados y no con tanta intensidad, realmente, le estamos agradecidos a la homeopatía, ya no le damos más antibióticos, no sabemos lo que son ni cuanto valen, es así que empezamos a llevar a los tres uno por cada cosa distinta, que si quieren en otra oportunidad les cuento, otitis reiteradas, tos reiteradas, y demás. Les puedo asegurar que nos cambio la vida, estamos re-tranquilos, antes cada vez que se resfriaba me angustiaba terriblemente, ahora es un resfrío más como cualquier otro, estamos re-contento y le agradecemos profundamente a la Doc Liliana que nos tuvo paciencia, y saco a nuestro hijo adelante. A veces pienso tanto antibiótico, tanto corticoide les arruina el hígado, los intestinos, todo, realmente fue nuestra solución, ahora vivimos tranquilos, dentro del caos de nuestro país pero por lo menos la salud de nuestros hijos está resguardada y no pagamos fortuna en medicamentos...
Bueno, desde ya muchas gracias por su atención, y espero que este relato sirva para que niños y adultos desesperados tengan una salida.
Muchos cariños y GRACIAS A LA HOMEOPATIA

MARIANA CAROLA LANFRANCO
GENERAL PACHECO, PROV. DE BS. AS.