DEPRESIÓN: SU VERDADERA CAUSA

Dr. Eduardo Imventarza
Profesor titular de la Fundación Centro Argentino de Homeopatía Hahnemanniana


Cada vez con mayor frecuencia llegan a nuestros consultorios personas que padecen distintos tipos de depresión.
En general se pueden dividir en tres grandes grupos:
1) Los que llegan de un prolongado tratamiento psiquiátrico, con medicación más o menos numerosa, que "los mantiene" relativamente bien.
2) Los que han visto psiquiatras y psicólogos, además de otros profesionales y no profesionales, que les recomendaron y que llegan al Homeópata Unicista como el "último recurso", el último hilo de esperanza.
3) Los que vienen por recomendación de otros pacientes que fueron curados con Homeopatía, hayan tenido o no depresión, ya que ellos, que ya forman parte de quienes adhieren a la era del "hombre homeopático" y pueden explicarles, muchas veces en forma más clara y sencilla que nosotros, los médicos, el enfoque holístico que encara esta medicina, orientada a curar al ser humano como totalidad, más allá del nombre de la enfermedad que padezca.
La persona depresiva es difícil de tratar porque ya viene con la idea de que "es una carga", para sí mismo y para los demás.
Esto hace que más allá de cierta expectativa mágica de curarse que lo trae a la consulta transmita una mensaje del estilo "yo sé que de esto nunca me voy a curar".
También es difícil para quienes conviven con él. Con el tiempo una sensación de impotencia los va invadiendo. Todos sus intentos para ayudarlos son ineficaces. En general terminan agravando las cosas, cuando tratan de alentarlos con frases como: " no es posible que estés siempre tirado/a, buscate algo para hacer. Tenés que salir, divertirte, tenés que poner voluntad".
Lo que no se dan cuenta, o les resulta muy difícil de comprender, es el hecho de que la voluntad está enferma. Por lo tanto no es cuestión de esfuerzos personales. Necesitan ayuda profesional.
QUE PROPONE LA MEDICINA TRADICIONAL:
El enfoque psiquiátrico de la medicina convencional postula que este tipo de trastornos se debe a una alteración química en el cerebro. Allí se produce la secreción y recaptación de los llamados neurotransmisores. Cuando alguno de estos pasos está alterado, aparece la depresión o la fobia.
El objetivo del tratamiento alopático es suministrar medicación que actúe en la disfunción química para que se normalice la conducta.
Cabe preguntarse si el trastorno químico es la causa de la depresión y la fobia, o simplemente es la consecuencia de una desarmonía profunda y global.
QUE PROPONE LA HOMEOPATÍA UNICISTA:
Para la Homeopatía Unicista tener depresión o miedo, así como tener hipertensión, diabetes, o cáncer es sólo un síntoma, una manifestación de una desarmonía más profunda que abarca al individuo como totalidad espíritu - mente - cuerpo.
Si una persona además de ser depresiva padece de hipertensión arterial, reumatismo y trastornos digestivos, el Homeópata Unicista tomará todo esto en cuenta como Síntomas de una sola y misma enfermedad que se está manifestando en diferentes niveles.
Si yo tengo una red de agua y el caño maestro esta podrido veré como en distintos sectores distantes empezará a haber problemas de pérdidas. Si procedo a repararlas las cosas mejorarán por un tiempo, pero en un lapso más o menos largo volverán las pérdidas. Hasta que no repare o cambie el caño maestro no habré encontrado la solución real al problema, sólo intenté soluciones paliativas.
La Homeopatía Unicista considera que existe una causa profunda que genera las enfermedades.
Esta causa se llama Psora. La Psora es la mancha, el "defecto de fábrica" que todos traemos desde que nacemos. El caño maestro, "más o menos podrido" según la herencia que nos toca en suerte.
COMO DESCUBRIR LA PSORA:
Cada individuo, cada ser humano tiene su Psora, esto es una manera particular y única de sufrir, de sentir y de expresar el sufrimiento.
La angustia de vivir y el miedo a dejar de existir, de ser.
El Homeópata Unicista debe hacer un exhaustivo análisis a través de no sólo las enfermedades que padece, sino de la historia de vida de cada uno para descubrir su Psora.
Una vez descubierta éste buscará entre sus medicamentos de altas dinamizaciones el más adecuado para la Psora de este individuo.
Este remedio se denomina genéricamente "el Simillimum", es decir aquel que es capaz de curar al individuo en su totalidad.
ASPECTOS QUE TIENE EN CUENTA EL HOMEÓPATA:
El Homeópata Unicista no se conforma solamente con el diagnóstico de depresión, sino que además investigará si esa persona desea la soledad o la compañía, si puede o no llorar; cómo le llega el consuelo y la compasión de los demás, como le hace la música, la ocupación, etc..
Además indagará en su vida, su carácter, su infancia, sus deseos alimenticios, la transpiración, el sueño, la sexualidad, sus horarios de agravación y mejoría, etc., etc..
Una vez obtenido esto buscará entre sus remedios el más adecuado para este paciente, que padece de depresión, sea esta endógena o exógena.
Ejemplos:
Veamos brevemente algunos ejemplos para que se entienda mejor: "María, de 41 años. Consultó hace 5 años por una depresión que arrastraba desde hacía 6 años. Siempre fue depresiva, pero la muerte de su padre "la terminó de matar". Si bien nunca había tenido una buena relación con él no podía superar la culpa de no haberse acercado más a él en la última etapa de su vida.
A pesar de la tristeza no podía llorar y si lo hacía tenía que ser a solas. No toleraba la idea de que le tuviesen lástima.
De chica era triste, tenía temor a las tormentas y a los ladrones. No puede olvidarse las cosas que le hacen, aunque no es vengativa.
Le gusta la comida con mucha sal y se pone peor cuando va al mar. Natrum Muriaticum (medicamento que se obtiene de dinamizar la sal de mar) resultó ser el Simillimum que curó su Psora y le permitió en consecuencia superar su depresión.
Carlos, de 47 años, separado, siempre recuerda haber sido un depresivo. Toma un preparado que le indicó el psiquíatra, ya que sin él no puede encarar la menor actividad.
Cada novia que tuvo fue una gran frustración para él. Unas porque no eran lo que esperaba y otras porque sus amores no fueron correspondidos.
Recuerda, de todas maneras, con nostalgias las épocas de su infancia y las que solía enamorarse.
Ahora ni ganas de estar con una mujer tiene. Se siente muy débil. Es muy sensible a la violencia. Tiene calor en los pies en la cama y necesita descubrirlos.
Phophoric Acid es el remedio homeopático que le está devolviendo la voluntad y los deseos de vivir. La medicación psiquiátrica la está dejando en forma paulatina.
Para la Homeopatía Unicista la curación no es un milagro, es un camino que debe recorrerse, que tiene obstáculos y tropiezos, que lleva tiempo. Pero si está dispuesto a recorrerlo, su Homeópata con gusto lo acompañará y lo apoyará. Es difícil, pero es posible.