ENFERMEDADES PSICOSOMATICAS.

CUALES CONSIDERA Y COMO LAS TRATA LA HOMEOPATÍA UNICISTA

 

Diego es un joven de 28 años, que a su edad ostenta un triste récord, el de haber recorrido casi la totalidad de especialidades médicas y psicológicas conocidas. La conclusión de este desgastante trayecto no es muy alentadora: "Sus trastornos son de origen psicosomático. Su tratamiento es a base de ansiolíticos y psicoterapia, la curación depende de usted".
Diego llegó a mi consultorio desalentado con este relato en octubre de 1.990. Me contó sobre sus taquicardias que lo llevaron a consultar varios cardiólogos, sus dolores de estómago que estudiaron los gastroenterólogos, su sensación de debilidad permanente que investigaron endocrinólogos y sus miedos, ansiedad y angustia que trata con su psicólogo.
El caso de Diego es común a los tantos que andan vagando sin rumbo por los distintos especialistas.
Para la Homeopatía Unicista la persona es una unidad psicosomática. Cuando esa unidad está en un equilibrio armónico todo debe funcionar bien. Cuando la energía vital que rige esa unidad se desarmoniza empiezan a aparecer síntomas. Esta primera etapa comienza con sensaciones que se resumen con una frase: "Me siento mal". Si van a ver un clínico, este lo revisará cuidadosamente, pero no encontrará nada anormal, todos sus órganos están funcionando adecuadamente, y los análisis no revelan nada, por lo tanto le aconseja: "Amigo mío, Ud. no tiene nada, descanse un poco más, evite las preocupaciones y el Stress".
¿ Que ocurre? ¿ El miente?. De ninguna manera. Si no cómo se explica que esté tan irritable, que no tolere jugar con sus hijos, que el sueño no sea bueno, que esté tan ansioso, con temores injustificados y que su sexualidad no sea satisfactoria. El está realmente enfermo. Si dejamos pasar el tiempo finalmente aparecerá el colesterol elevado, o una ulcera de duodeno o una sinusitis y entonces le dirá: "Ahora sí hemos arribado a un diagnóstico y podemos tratarlo..."
La realidad es que él estaba enfermo hacía ya mucho tiempo, y que los trastornos orgánicos aparecieron porque no fue tratado adecuadamente.
El hombre se enfermó desde el centro, desde su energía vital, y la primera en detectar esta enfermedad es la mente, de ahí la irritabilidad, la ansiedad, el miedo, etc..
La Homeopatía Unicista mediante este enfoque totalizador tiene la posibilidad de curar a la persona desde el inicio y además, por consecuencia, evitarle los trastornos orgánicos posteriores.
Para entender qué son síntomas para la Homeopatía Unicista, retomemos el caso de Diego. En él se tuvieron en cuenta para llegar a su remedio curativo (Simillimum): Muy afectuoso - celoso - se siente abandonado si no le dan el afecto que él espera y cuando él lo espera - miedo a los perros - miedo a la soledad - palpitaciones por miedo - deseos de pan con manteca - transpiración maloliente en los pies y vértigo de altura.
Su Simillimum se llama Pulsatilla. Con eso consiguió la armonía que le devolvió la paz interior, además de cortar el circuito interminable por los distintos especialistas.
En 1.978, cuando recién había recibido mi título de Homeópata, luego de 3 años de post-grado, aún realizaba mi concurrencia hospitalaria en la Sala de Clínica I del Hospital Israelita.
En uno de mis días de guardia fui llamado a Domicilio para ver a Favio, él tenía entonces 6 años. En su rostro se reflejaba la desesperación, producto de que en sus pulmones casi no entraba el aire. El diagnóstico clínico no fue difícil: Crisis asmática. Lo mediqué alopáticamente. Mientras esperaba que los síntomas cedieran, me quedé conversando con su madre:
- Estoy muy angustiada. Recién tiene 6 años y estas crisis son cada vez más frecuentes. Hice todo lo que me indicaron. Lo vio un alergista. Ahora lo está tratando un neumonólogo, pero el problema no se soluciona. Ya no sé qué hacer.
Con la soberbia propia de mi juventud y la osadía de un ignorante principiante le contesté:
- Sin embargo este es un caso muy fácil de curar con un buen tratamiento homeopático. Sus ojos mostraron un brillo de esperanza.
- Ud. conoce alguno?
Envalentonado, viendo que tenía la situación controlada respondí:
- Sra., quédese tranquila, yo puedo hacerlo.
Tuve que improvisar un consultorio, pues aún no tenía el mío propio. Lo cierto es que luego de hacer su historia clínica lo más detallada que pude, de acuerdo a lo que me habían enseñado en la Escuela Homeopática, llegué a extraer los siguientes síntomas característicos que individualizaban a Favio-totalidad: Egoísta - desordenado - no quiere bañarse - desea comida salada y grasosa - Siente calor en los pies y los descubre en la cama. Le pica la lana en la piel. La suerte de principiante me siguió acompañando:
Con Sulphur se curó. Entonces era un chico pálido y debilucho. De esto hace 12 años. Hoy (hace poco vino a saludarme y no lo reconocí) es un joven fuerte de 1.90 m. que practica Básquet y nunca más tuvo asma ni ninguna otra enfermedad importante.
El caso de Violeta es más dramático. Ella vino a verme hace 5 años (tenia 47 entonces) con el diagnóstico de cáncer de útero con metástasis. Fue tratada con quimioterapia. Se intentó hacer una intervención quirúrgica pero no se pudo. El pronóstico que le dieron fue lapidario: no tenía mas de 3 meses de vida. De este episodio ya han pasado más de 5 años y aun viene a visitarme al consultorio haciendo una vida completamente activa.
En la primera consulta, a lo largo de unas 2 hs, me contó sobre su vida de sacrificios, resignación y pérdidas. Luego hablamos sobre su personalidad, sus gustos, sus frustraciones, sus deseos, su sueño, su sexualidad, su religiosidad, etc.
Para medicarla tuve en cuenta el orgullo, los celos posesivos con su marido y sus hijas, el miedo a los ladrones, la intolerancia de ropa cerrada en el cuello y las oleadas de calor con transpiración. El remedio que la ayudó se llama Lachesis que se obtiene del veneno de una serpiente.
Con esto no quiero decir que la Homeopatía cura el cáncer, ni mucho menos. A Violeta pudo ayudarla por dos motivos: 1) Que pude obtener síntomas que me permitieron individualizar el remedio; 2) Que el estado de su energía vital le permitió reaccionar hacia un proceso curativo, a pesar de lo avanzado de la enfermedad orgánica.
CONCLUSIONES:
La medicina ha llegado a un grado tal de deshumanización, que se pretende llegar como ideal a la atención medica telefónica por medio de computadoras.
Por suerte también existe otra corriente que percibió la necesidad de volver al médico de familia y el trabajo con distintos grupos de auto ayuda.
El Medico Homeópata Unicista Hahnemanniano siempre fue un médico de familia. De hecho, en la mayoría de los casos, todos los miembros de cada grupo familiar terminan consultando y por lo tanto él conoce a fondo cada una de sus historias y manifestaciones, lo cual le permite resolver rápidamente la mayoría de los trastornos.
Si recordamos: el caso de Diego, que ¨no tenía nada¨, el de Favio, con asma bronquial y el de Violeta con cáncer de útero, y los relacionamos con la explicación que la Homeopatía Unicista da sobre las enfermedades concluímos que para la concepción homeopática, todas las enfermedades son Psicosomáticas, (salvo las traumáticas, mecánicas o congénitas), pues involucran a cada individuo como totalidad Espíritu - Mente - Cuerpo.
Por cierto que a la curación no se llega de un modo mágico, ni mucho menos. La curación es un camino que el Homeópata debe recorrer junto a cada paciente en el cual puede haber una serie de tropiezos, avances y retrocesos, de acuerdo al estado de la energía vital de cada uno y a la posibilidad de hallar en mayor o menor tiempo el Simillimum.