LA HOMEOPATIA Y LA FARMACIA

Fernando O. Estevez Castillo
Farmacéutico
Director Técnico
Farmacia Homeopática Cangallo S.A.

La HOMEOPATÍA como todas las ciencias está regida por leyes, que la diferencian notablemente de la ALOPATIA.
Estas son:
1. LEY DE LA SIMILITUD
2. EXPERIENCIA EN HOMBRE SANO
3. DOSIS MINIMAS
4. REMEDIO UNICO

1. LEY DE LA SIMILITUD

Esta fue expresada por HIPOCRATES, quien también fue el autor de la expresión de la ley de los contrarios.
De estos dos principios, el que comenzó a utilizarse para la enseñanza de la medicina fue el segundo, la curación por el contrario; ejemplo: si existe una inflamación, se le prescribirá un antiinflamatorio.
Hahnemann avanzó con respecto a Hipócrates, ya que logró la comprobación práctica de la Ley de la Similitud, de esta manera podemos considerar a este último como la persona que avaló con su experimentación el cumplimiento de este principio supremo.
La aplicación de la Ley de la Similitud en el tratamiento homeopático consiste en extraer del paciente los síntomas y signos que presenta el mismo, jerarquizarlos de acuerdo a su importancia (1-Mentales, 2-Generales, 3-Particulares) y luego buscar el medicamento que haya dado los mismos síntomas y signos al experimentarlo en el hombre sano. Esta similitud se da entre la sintomatología natural que presenta el paciente (enfermedad natural) y la sintomatología propia del medicamento que se extrajo al hacer la experiencia en personas sanas (enfermedad experimental).
Para una mayor compresión, describiremos tres ejemplos en distintos modelos de la verificación de esta Ley.
1) POBLACIÓN HUMANA: En 1993 en Cuba, apareció una patología con un número importante de casos, llamada neuritis periférica. Los tratamientos en un primer momento, dado que no se conocía el agente etiológico, pero se sospechaba que el origen era bacteriano o viral, comenzaron con antibióticos y antivirales, pero los mismos no tuvieron éxito.
Mientras el número de los afectados aumentaba considerablemente, se pensó en un problema psicosomático debido a que la mayoría de los enfermos provenían de las zonas rurales y más pobres, pero al atenderlos en los lugares con las mejores comodidades de la isla, no se notó mejoría alguna.
Fue así que luego de fracasar los tratamientos convencionales, se recurrió al tratamiento homeopático. La repertorización de los pacientes se orientó a un medicamento que era Selenium en un altísimo porcentaje. Al comenzar el tratamiento y ver los primeros resultados, ej.: orina color naranja, signo de la eliminación de Selenio, los llevó por un lado a encontrar la solución del problema y también a encontrar el origen de la patología. Esta era una intoxicación por el Selenio que se producía en los individuos que provenían de las zonas tabacaleras (suelos ricos en Se) y como era costumbre tener su propia huerta, cultivaban sus hortalizas, donde las crucíferas especialmente absorben los elementos del suelo en gran proporción, y luego de ingerirlas con el tiempo aparecían los síntomas de la intoxicación.
De esta manera vemos como el efecto de un medicamento homeopático llamado SELENIUM puede favorecer la eliminación del mismo tóxico del organismo.
2) MODELO ANIMAL: Se inyectaron cobayos con arsénico. Se siguió la eliminación por orina del mismo. Se midió la cantidad inyectada con respecto a la eliminada y de acuerdo a esto, se vio que gran parte de este elemento había quedado retenido en los animales. Luego de un tiempo prudencial, donde la eliminación del tóxico era nula, se les administró un medicamento homeopático llamado ARSENICUM ALBUM (arsénico dinamizado - altamente diluido-), que provocó la movilización del elemento retenido, eliminándolo en gran proporción por orina, esto se explica ya que la cantidad eliminada fue de tal magnitud, que no se puede deber a la cinética de eliminación de la droga presente en el medicamento, que se encontraba en dosis infinitesimales.
3) MODELO BIOLOGICO: Se trataron embriones de sapo (Bufo arenarun) con Cadmio, y se midió el tiempo de sobrevida luego de la administración del tóxico: ninguno superaba las 24 hs.
Con otro grupo, luego de intoxicarlos, se los trató con Cadmio dinamizado a una potencia homeopática y se comprobó que los embriones pasaban 48 hs y aún las 72 hs, en caso de repetir el medicamento.
Con estos dos últimos ejemplos podemos eliminar la creencia que el medicamento homeopático actúa por sugestión, ya que en el modelo animal elegido es improbable que ocurra y menos aún en un embrión.
Estos tres casos son situaciones muy claras del cumplimiento de la Ley de la Similitud, donde desplazamos un tóxico mediante el mismo tóxico preparado a una dinamización homeopática.
2. EXPERIENCIA EN EL HOMBRE SANO

Esta es una característica de la experimentación homeopática que la diferencia notablemente de la realizada en alopatía.
Todos sabemos que en la investigación tradicional para extraer las características terapéuticas de una nueva droga, es necesario seguir una metodología definida que luego de varios ensayos, culmina con la experimentación clínica, es decir evaluar la acción de la droga directamente en personas enfermas.
En la medicina Homeopática, la experimentación debe seguir otro camino, que fue diseñado por HAHNEMANN y se denomina PATOGENESIA. Esta se define como el conjunto de síntomas y signos obtenidos en personas sanas al experimentar una droga dinamizada según la técnica homeopática. Esta forma atípica de determinación de actividad terapéutica de una droga tiene como objetivo la creación de una enfermedad llamada experimental, al administrar a una persona sana una determinada droga, cuyos síntomas y signos van a ser característicos de la misma.
Esta experiencia tiene siempre un Director, que es médico, y es la única persona que conoce cual es la droga a experimentar y en que potencia se va a utilizar. Para evitar resultados falsos también se realiza el estudio contra placebo.
Se toman de 30 a 40 personas consideradas sanas, (desde el punto de vista físico y mental) y se los subdivide en grupos de 5 a 6 personas. Cada grupo es dirigido por un Jefe (Médico) cuya función es administrar el medicamento que se experimenta y recolectar toda la información obtenida de los experimentadores. Estos tienen que anotar todos los síntomas que presentan, tanto físicos, como mentales, durante toda la experiencia que generalmente abarca un período de 30 a 60 días.
Al término de la misma, se reúne el Director con los Jefes, recopilan y ordenan los datos obtenidos según un orden de jerarquía establecido (1-Síntomas mentales, 2-Síntomas generales o funcionales, 3-Síntomas particulares o periféricos) obteniendo de esta manera la PATOGENESIA de dicha droga.
El conjunto de todas las Patogenesias es lo que se llama Materia Médica Pura.
3.DOSIS MINIMAS:

Hahneman comenzó inicialmente a experimentar las drogas en dosis ponderales, en consecuencia muchas veces debía suspender la experiencia, para evitar problemas de toxicidad en las personas que participan de la investigación. Fue así que comenzó a diluir las drogas (también realizaba una agitación en forma conjunta: sucusión) y para su asombro, desaparecían los efectos tóxicos primarios y aparecían otros llamados secundarios que para la Homeopatía van a ser fundamentales, como los síntomas mentales. Drogas que en dosis ponderales son consideradas inertes, como por ejemplo el licopodio, al diluirla apareció una gran cantidad de síntomas que lo hacen uno de los medicamentos más importantes de esta terapéutica.
El uso de dosis infinitesimales es una característica del medicamento homeopático.
4.REMEDIO UNICO:

La Escuela de Medicina Homeopática Ortodoxa o Unicista, que sigue tal cual los lineamientos dados por Hahnemann, es la que cumple con este cuarto principio.
La curación del individuo no solo se logra eliminando la patología local, sino tratando al mismo en forma total, como una unidad indivisible.
El concepto de enfermedad según la concepción homeopática comienza en la periferia, luego afecta lo orgánico y por último la esfera mental (acción centrípeta). La curación ocurre en el sentido contrario (acción centrífuga), primero elimina los síntomas mentales, luego los generales y por último los particulares.
El médico evalúa al paciente a través de la repertorización que consiste en extraer todos los síntomas del individuo y ordenarlos según su jerarquía. Luego compara a estos con las patogenesias de los distintos medicamentos y elige a aquel que tenga mayor similitud de síntomas. Como consecuencia a una persona de acuerdo a la sintomatología que posee le corresponde un solo medicamento para lograr la curación total.
Esta similitud tiene que darse entre los síntomas de la enfermedad natural y la enfermedad experimental (aquella que resulta de la experimentación en el hombre sano).
Existen otras dos Escuelas Homeopáticas: la Complejista y la Pluralista. La primera enfoca la curación de acuerdo a la patología local, utilizando uno o varios medicamentos cuya composición es una mezcla de más de una droga dinamizada. La Escuela Pluralista tiene otro enfoque: utiliza varios medicamentos en forma única pero alternándolos, ya que piensan que con un solo medicamento no se puede cubrir toda la sintomatología del paciente.
Estos cuatros principios que he descripto constituyen las bases sobre las cuales se apoya la medicina y la farmacia homeopática.