ENTREVISTA AL DR. MARCELO CANDEGABE

Director de la Escuela Medica Homeopática Argentina (E.M.H.A).

Reportero: - Doctor, ¿dígame como nace la escuela, por favor?
Dr.: - La escuela nace en el año 1971, de una escisión de la Asociación Médica Homeopática Argentina en aquel momento, el Dr. Paschero que era el presidente junto con el Dr. Eugenio Candegabe y el Dr. Alfonso Masi Elizalde se van, se separan de la Asociación Médica Homeopática y fundan junto a un grupo de colaboradores lo que es la E.M.H.A.
R.: - ¿Se acuerda algún hecho anecdótico de la ruptura?
Dr.: - En aquel momento...
R.: - Porque me imagino que no eran muchos los grupos
Dr.: - No, no, en aquel momento la Asociación Médica Homeopática era la única escuela, era una gran escuela de homeopatía, y bueno situaciones políticas internas de la escuela por un lado, y distanciamientos ideológicos por otro lado hicieron que el Dr. Paschero se retirará con un grupo de profesores de la Asociación, a la luz de la historia no sé si este fue un hecho iluminador para la homeopatía. De la E.M.H.A diez años después de su formación el Dr. Masi Elizalde que era uno de sus socios fundadores, se fue de la escuela y puso una escuela propia y al poco tiempo, la Dra. Bandoel también se retiró de la escuela, así se van haciendo varias escuelas que ahora estamos todos federados en la Federación de Escuelas Médicas Homeopáticas, que es una entidad tercera, que trata de reparar los errores históricos de la separación porque la escuela de Bs. As. por ponerle un nombre a todas las escuelas ha sido una escuela iluminadora de la homeopatía, de todas las escuelas han surgido personalidades que han agregado al desarrollo del unicismo en el planeta mucho esfuerzo y mucha jerarquía.
R.: - ¿Dónde se instaló por primera vez la E.M.H.A?
Dr.: - La Escuela empezó a funcionar alquilando locales porque no tenía su lugar.
R.: - ¿Cuál fue el primero?
Dr.: - El primero era un departamento que no recuerdo ahora donde estaba creo que era en la calle Santa Fé, no lo tengo claro y después adquirió un bien que fue un departamento que estaba en la calle Viamonte pero que era muy chiquito entonces rápidamente al año o año y medio de empezar se traslado al edificio de la Sociedad Científica Argentina en la calle Santa Fé entre Libertad y Cerrito, es un edificio que esta cerca, al lado prácticamente de la Asociación Médica Argentina es un edificio muy lindo donde la Escuela estuvo funcionando durante más o menos 10 años, en el año 82 le fue cedido a préstamo a la Escuela un local en la calle Cangallo y ahí, es que fueron los últimos 4 años de vida de Paschero, fueron las últimas clases de Paschero, que murió en el 86, ahí funciono la escuela hasta que nos mudamos al edificio donde estamos hoy, que eso creo que fue en el 88 me parece, acá en Sánchez de Bustamante 272 de capital.
R.: - Desde la iniciación de la escuela, ¿Paschero la presidió?
Dr.: - Si, Paschero fue en aquel momento Presidente honorario de la Escuela y el primer presidente de la escuela fue Eugenio Candegabe y el primer director de la escuela fue el Dr. Alfonso Masi Elizalde, así funcionó la Escuela prácticamente hasta el año 81, 82. Cuando en el año 80 se retira de la Escuela el Dr. Masi Elizalde, Eugenio Candegabe fue nombrado un par de años director y presidente y posteriormente fue nombrado el Dr. Detinis como director de la Escuela.
R.: - Sabemos que estuvo muy cerca del Dr. Paschero, cuénteme alguna de las características de la personalidad del Dr. Paschero
Dr.: - Bueno, yo lo conocí al Dr. Paschero a los 6 años de edad la primera vez que lo vi fui a su consultorio, y en mi adolescencia dado que había una relación muy importante entre mi padre y él, fue en principio mi médico pero ya transitando el final de mi adolescencia empezó a ser como una especie de guía espiritual para mí, y después mi maestro tanto en la homeopatía como en otras cosas, entonces quizás fue la persona mas trascendente en mi vida, yo te diría que la característica fundamental de Paschero es rara de observar en nuestras relaciones cotidianas porque el maestro creía en el hombre, creía y admiraba al hombre por encima de todos los problemas, de todos los defectos, que pudiera tener, me contaba una vez que estando en Londres, allá por el año 48, 49, se había quedado muy impresionado con una obra de teatro que el no vio, pero se había leído el título en una cartelera caminando por Londres, la obra se llamaba "El hombre es bueno" y se quedo tan impresionado con ese título como si fuera una gran novedad, a partir de ese momento comenzó a crear toda una filosofía basada en la admiración por lo profundo que hay en el hombre, en todo hombre aún en el más cruel, entonces sin dejar de tener una visión objetiva de la existencialidad del hombre, en donde las circunstancias sociales o individuales lo llevan a tener determinadas actitudes por las cuales uno los pueda juzgar desde el nivel de los hombres, Paschero no tenía prejuicios, observaba a la profundidad de los hombres, por eso que admiraba al genero humano cosa que es muy difícil de ver sobretodo en momentos donde uno vive en este mundo tan lleno de conflictos.
Paschero admiraba al genero humano, para él todos sus pacientes en lo profundo, independientemente de lo que contaran tenían una esencia espiritualmente profunda y verdadera, tan verdadera como la suya, y a eso había que atender y entender, por eso en la medida que nosotros nos elevamos y nos contactamos con nuestro ser intimo el que esta cercano a la perfección es desde donde podemos ver en el otro la perfección del otro, entonces Paschero decía que por eso podemos amar a otro, porque lo amamos en su perfección y que es nuestra misma perfección, él siempre citaba un escrito de un filósofo alemán, que decía ver al otro como debería ser, para poder desde este lugar descender y observarlo respecto de cómo esta, entonces recién entender porqué esta, Paschero eso lo llevaba a la vida, siempre estaba sonriente y bien dispuesto, agradeciendo la presencia de los que estabamos alrededor dél, era una figura muy importante para mí.
R.: - ¿Paschero tenía una personalidad muy imponente, como una especie de guía espiritual de todos ustedes?
Dr.: - Paschero tenía una personalidad imponente sin ser el imponente.
R.: - ¿Ese primer grupo quedó eclipsado por la personalidad de Paschero?
Dr.: - Los discípulos de Paschero nunca podremos ser maestros, para nosotros el maestro fue él, eso nos ha permitido que por ahí los demás nos vean con cierta altura pero los discípulos de Paschero no nos sentimos a esa altura, siempre sentimos como una especie de elevación involuntaria con los demás, quizás esa fue la mejor enseñanza de Paschero.
R.: -¿Cómo empieza a funcionar la Escuela, cuáles eran los problemas de esa época?
Dr.: - En aquella primera época el tema era la organización de una escuela, tenía la suerte de tener esas tres figuras tan trascendentes como eran Eugenio Candegabe, Masi Elizalde Alfonso y Paschero, entonces de alguna manera los primeros 8 años te diría que fue fácil acomodarse, alrededor de estas tres figuras tan trascendentes sobretodo porque en aquel momento tenían distribuidas las tareas, Eugenio Candegabe enseñaba materia médica, Paschero clínica y Alfonso Masi Elizalde doctrina, y tanto Eugenio Candegabe como Masi Elizalde tenían una gran capacidad de trabajo, ósea entre ellos dos prácticamente hicieron la Escuela que Paschero quería hacer.
R.: - ¿Cuándo comienza su tarea de formación de médicos la Escuela?
Dr.: - Creo que fue después del Congreso Internacional del 71, creo que fue aproximadamente en el año 72 donde son los primeros egresados de esta Escuela.
R.: - ¿Cómo estuvo estructurado en ese momento?
Dr.: - La enseñanza se estableció con clases de materia médica, de doctrina médica homeopática y de clínica médica, y había una sola actividad de postgrado que eran los ateneos, que se hicieron muy fuertes, siempre hubo mucha gente en ellos, y se estableció como un día de la Escuela que era el jueves a la mañana y ese día asistían prácticamente todos los médicos de la Escuela al ateneo, este era un hecho que se había querido imponer en la otra Asociación pero no había tenido mucho éxito y acá se impuso como una norma el ateneo, como un lugar de donde todos los médicos, con absoluta libertad, dicen su forma de parecer, se armó todo un temario de los ateneos.
R.: - Osea, que ¿el ateneo es una verdadera mesa de discusión?
Dr.: - Donde hay ateneos no se lucen los títulos son las ideas.
R.: - ¿Tiene un referente si hay alguna escuela en el mundo que funcione de esta manera?
Dr.: - Acá son 30 ateneos más o menos por año, que son los que ocupan los 8 meses de clases, y al ateneo se lo trata de dinamizar con mesas redondas, con exposiciones individuales, exposiciones entre los médicos, hay un coordinador de ateneo que funciona a veces un poco como el abogado del diablo, el ateneo idealmente debe funcionar como disparador de preguntas, un gran espacio de media hora o más para preguntas y respuestas, se invita personas de otras escuelas o de otros lugares del mundo, y yo te diría que en el mundo no se hacen las cosas tan así, porque salvo en Brasil que tiene organizaciones similares a la nuestra, en Ecuador no sé como es en este momento pero también tuvo una organización parecida a la de la Escuela, eso fue dado por los intercambios que hubo y por la formación de muchos médicos acá.
R.: - ¿La Escuela forma muchos médicos del exterior?
Dr.: - Eso hubo, en muchas partes del mundo y por supuesto también en la Asociación hubo muchos médicos extranjeros que han ido a estudiar, en cambio en Europa en general se maneja de otra forma, por cuestiones laborales en vez de hacerse clases semanales con toda la actividad que nosotros desarrollamos, las asociaciones hacen como especies de jornadas mensuales o bimestrales o se juntan una vez por año en una semana, para transmitirse o transferirse los conocimientos, es decir, un curso regular como hay acá, de tres años con tantas horas, si bien la Liga Médica Homeopática Internacional obliga a los participantes, a las Asociaciones a que den un curso de determinadas horas, yo te diría que salvo acá, en algún que otro lugar en Brasil y demás no se lo hace de manera tan extensa.
R.: - ¿Cuántos médicos por año forma la Escuela?
Dr.: - De la Escuela egresan un promedio de 12 a 15 médicos a veces más, a veces menos, e ingresan en primer año en el orden de entre 30 y 50 médicos según múltiples circunstancias.
R.: - ¿Por qué hay tantas deserciones?
Dr.: - El porcentaje más grande de deserciones es en el primer semestre del primer año, porque el médico por ahí vino con una expectativa de difícil cumplimiento que es aprender rápido, fácil, y practicable, y se da cuenta que en realidad tiene que estudiar mucho, tiene que dedicar mucho tiempo y esto le implica un cambio en su cotidianeidad y demás, que a lo mejor no acepta.
R.: - ¿Parecería ser, por lo que vos decís, que es un golpe brusco para alguien que sale de la formación clínica alopática tradicional estar en la Escuela de Homeopatía?
Dr.: - Sí, porque cambia el nivel de observación, nosotros fuimos instruidos por la carrera de medicina, de ir de la parte al todo, y observar los resultados de la enfermedad, es decir, lo que diagnosticamos como causa en realidad son los resultados, en homeopatía lo que se estudia es el terreno, la predisposición y la causa de ese resultado, entonces se va desde la totalidad hacia la parte y eso implica los cambios de conciencia y de nivel, entendimiento y demás que obliga a que el mundo tenga que estudiar, y eso a veces implica demasiado esfuerzo que el médico no puede aguantar, en una palabra yo te diría que se quedan los que se enamoran de la homeopatía.
R.: - ¿Qué posibilidad de trabajo tiene el egresado en este país?
Dr.: - Bueno, todavía no hay centros de atención a nivel clínico, hospitalario en homeopatía, entonces el médico cuando termina la carrera de homeopatía su desarrollo lo va a tener que hacer en el consultorio privado compartido con algunos médicos, pero no hay una institución que tenga el nivel hospitalario que seria ideal, la Escuela esta desarrollando toda una formación médica de atención externa, sé esta formando en la Escuela como en un hospital escuela, a precios muy generosos para la gente, y donde los médicos terminan su formación, es decir no solo completan el curso de homeopatía que dura 3 años donde se le da el título de médico homeópata, sino que tienen la posibilidad de acceder a los consultorios docentes de la Escuela, que para que te des una idea, más o menos la Escuela por año atenderá más de 5000 consultas médicas.
Tiene diferentes niveles de atención medica, están los consultorios con un docente destacado de la Escuela, los consultorios individuales, esa es la forma de hacer como una residencia en la homeopatía que hace que el médico pueda tener una experiencia que por supuesto en los cursos de homeopatía como son más, es más difícil que sé de.
R.: - ¿La escuela forma solo médicos homeópatas o alguna otra especialidad dentro de la homeopatía?
D.: - La escuela da cursos para veterinaria, y para farmacia, no son los mismos profesores, en veterinaria el curso es de dos años o de tres y el de farmacia es de un año, y están estos tres grupos de profesionales, porque la escuela acepta también el ingreso de estudiantes avanzados de medicina de veterinaria y de farmacia pero para dar el examen final de médico homeópata o veterinario homeópata y demás, tiene que tener aprobado su carrera universitaria, en otras partes del mundo no es así, hay algunos lugares como en Alemania donde se le da la oportunidad a los prácticos de hacer homeopatía sin ser médicos, en cambio en la argentina no, en eso estamos de acuerdo todas las escuelas que formamos la Federación donde el homeópata debe ser médico porque el primer diagnostico que pueden hacer de su paciente es el diagnostico clínico, entonces eso solo lo puede hacer el médico.
R.: - El médico homeópata ¿le hace una revisación clínica, pide estudios de laboratorio como cualquier médico?
Dr.: - Sí, eso es lo que debe hacer, la concepción es mucho más amplia yo te diría que lo que pasa con el medico homeópata es que no pide demás, y tiene como un concepto de la clínica también más jerarquizado porque la información de la clínica no esta dada solo por los parámetros regulares de la medicina corriente si no hay otros datos clínicos que para el homeópata son sumamente transcendentes, como para pedir análisis que a lo mejor un médico clínico no pediría, es decir, el médico clínico regular pide análisis cuando sospecha que hay determinados tipos de enfermedades en función de un código sintomatologico de lo que tiene el paciente, el homeópata tiene un código más grande sintomatologicamente, por eso que cuando también pide análisis pide análisis desde ese lugar.
R.: - Daría la sensación de que la semiología tendría una doble característica, por un lado la anatomofisiopatologica del paciente y por otro el lenguaje de expresión sintomatológica.
Dr.: - La homeopatía es una ampliación de la semiología, es decir, es una semiología que se va ampliando de tal manera que se hace cada vez más individual donde en realidad no es que se deja de tener en cuenta lo clínico sino que sé amplia lo que presenta lo clínico respecto de este paciente.
R.: - Deme dos elementos que hagan a una marcada diferencias entre un médico homeópata y un médico alopata.
Dr.: - Ante una enfermedad cualquiera, supóngase, un paciente que consulta por una úlcera de estómago, el médico clínico va a revisar la úlcera, la sintomatología, pedirá los análisis que corresponden, los estudios para determinar la úlcera y dará un determinado tratamiento, que será más o menos parecido para cualquier paciente con úlcera, el homeópata va a valorar la úlcera, va a pedir los mismos estudios, va a valorizar el tipo de úlcera que tiene el paciente de la misma manera que el médico alopata, pero el tratamiento es absolutamente distinto para el médico homeópata ahí recién empieza la cosa, la úlcera es la manifestación más superficial de un desequilibrio que esta en la totalidad, entonces va ampliar este interrogatorio, no solo el que precisa clínicamente, que ese paciente tiene una úlcera, sino va ampliar el interrogatorio por ejemplo cuál son las modalidades individuales de la enfermedad ulcerosa en el paciente, cómo es esa úlcera, cuándo aparecen los dolores, cuándo se le van, y posteriormente va a ampliar aún más el interrogatorio, entonces va a ir a tratar de ver cuál son los factores individuales, personales que tienen que ver desde sus síntomas, desde el colectivo de los síntomas físicos, a síntomas todavía más amplios, más generales como los que tienen que ver con el clima, los deseos y aversiones alimenticios, y demás para establecer el diagnostico más que individualizado y todavía va ir más lejos a ver como es la personalidad del paciente, y cuáles los estigmas afectivos que pueden estar presentes en la realidad existencial del paciente que lo a llevado a tener una úlcera, entonces el medicamento ya no va a ir destinado a curar la úlcera, que es el último fenómeno de todo un proceso, sino va ir a la causa que provoco un desequilibrio cuya última manifestación fue la ulcera, y esa es la gran diferencia, por eso que una consulta alopática se puede hacer muy rápido en cambio una consulta homeopática se debe hacer muy lenta.