www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Marzo / Abril 2018 - Nro 87 -Año XVIII
Portadas Anteriores
Buscar

 

Los Especialistas en Homeopatía

LAHOMEOPATIA SE EPECIALIZA EN CURAR A LA PERSONA

En Medicina, los avances tecnológicos son asombrosos si tenemos en cuenta la maravilla que representa observar una tomografía axial computada, una ecografía, la resonancia nuclear magnética o cualquier otro material de estudio de ultima generación, que significan un gran aporte para poder llegar a un diagnóstico clínico más certero.

Al respecto, hay que hacer hincapié en el diagnóstico clínico, que no es más que el proceso por el cual se establece el lugar preciso del organismo que se halla afectado y cuál es el tipo de lesión que presenta.

La medicina oficial (Alopatía) pone todo su énfasis en llegar a determinar dicho diagnostico. Esto explica el grado de ultra especialización a que se ha llegado en nuestros días, en los que además del cardiólogo, el neurólogo o el urólogo han aparecido las subespecialidades.

De acuerdo a que parte de nuestro cuerpo este funcionando mal nos derivarán al especialista correspondiente

Y EL HOMBRE?

Cabría preguntarse frente a todo este panorama alienante, dónde ha quedado el hombre?

Qué es el ser humano? . Será una suma de piezas que en la medida en que funcionen adecuadamente conservará su salud?. En ese caso el logro máximo de la medicina sería llegar a restablecer cada órgano, y, en caso de que esto no sea posible cambiarlo por otro por medio de un transplante, poniendo todo el énfasis en perfeccionar sus métodos.

Frente a esta visión desarticulada e impersonal debe contraponerse la que tiene la Homeopatía que podría denominarse la del Hombre Homeopático.

UNIDAD

La Homeopatía Unicista Hahnemanniana considera que el hombre es una unidad indivisible e integral entre cuerpo, mente y espíritu. Cuando esta unidad esta en armonía podemos decirle que está sano, lo que significa que además de no padecer trastornos físicos u orgánicos, fundamentalmente está en paz consigo mismo y con el mundo que lo rodea, tiene una sensación de bienestar interior que le permite estar libre, no sólo de malestares físicos, sino también de sentimientos negativos –odio, envidia, celos o egoísmo-, que si bien son propios de todo ser humano cuando se manifiestan en exceso son patológicos, y por lo tanto, deben ser tenidos en cuenta en la consulta Homeopática y es esperable que sean modificados con un tratamiento adecuado.

Pero si está desequilibrado, desde el punto de vista energético –lo que en Homeopatía denominamos energía vital- esta desarmonía va a manifestarse en malestares físicos por un lado

Pero, fundamentalmente, y sobre todo en una primera etapa, en trastornos emocionales:: ansiedad, angustia, miedos, irritabilidad, tristeza, etc.

En sentir de manera displacentera algunos factores climáticos como el calor, el frío, la humedad, el viento, o las tormentas-

En desear comidas muy dulces o saladas, condimentadas, grasosas, etc., en transpirar en exceso en ciertas partes y con olor particular, que se altere el sueño en cantidad y /o calidad, la sexualidad, etc.

Si una persona está atravesando esta etapa seguramente dirá: Yo me siento enfermo, tras lo cual consultara con un medico clínico, quien luego de una exhaustiva revision, con el complemento de analisis y radiografias, le dira: “Amigo mio, usted esta sano, no hemos encontrado nada anormal” .

¿Que ocurrió? ¿Estaba mintiendo?. De ninguna manera, “él” se siente enfermo, pero esa enfermedad aún se halla alojada en su energía vital y se expresa a través de su mente, que es algo diferente de su cuerpo y que se revela por medio de sus sentimientos y sus actos, pero aún no ha sido reflejada en su cuerpo.

Si dejamos que el tiempo pase, el enfermo manifestará en algún momento una lesión en un órgano, y entonces el clínico dirá: “Ya descubrimos donde estaba su problema; ahora podemos curarlo”

TOTALIDAD

La Homeopatía, al considerar al hombre como totalidad y tener en cuenta su manera particular de sentir y de actuar en los distintos planos, es capaz de curarlo realmente desde el origen de esa desarmonía energética y, en consecuencia, de evitar que la lesión orgánica se produzca, pues no necesita que ella esté presente para comprender e individualizar su particular modo de sufrir.

Esto no significa que no valoremos los increíbles avances tecnológicos y científicos, pero es necesario que tengamos en claro que nos serán de gran utilidad en la medida en que estén al servicio del hombre y no el hombre al servicio de la tecnología.

Por todo esto creo que luego de haber atravesado el deslumbramiento que nos llevó al hombre tecnologico debemos volver al origen del hombre en su unidad espíritu-mente-cuerpo y comenzar el siglo XXI con el Hombre Homeopático, única manera de que no seamos devorados por esta sociedad que sigue un camino alienante.

Prof. Dr. Eduardo N. Imventarza
Profesor Titular de Homeopatía Unicista
Miembro de la Liga Medicorum Homeopática Internacional

Av. Rivadavia 6351-T1-4to. B (1406) Buenos Aires, Argentina
T.E.: (54-11)4633-4100 / 4632-5171
e-mail: imventarza@hotmail.com