www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Marzo / Abril 2018 - Nro 87 -Año XVIII
Portadas Anteriores
Buscar

 

¿A Dónde Vamos?

Camuflados entre la densa espesura de lo aparente transcurren estos tiempos en los que todo parece que está “como acelerándose” hacia…. bueno, hacia algún lado.

Con poca tolerancia a la frustración, en general buscamos algo, alguna sustancia, que nos quite “el bardo” de encima. Si estamos bajoneados, buscamos algo que nos anime, y si estamos por demás pasados, algo que nos aplaque…

Se ha patologizado todo tipo de tristeza, intolerancia, y muchas veces hasta cada situación de la vida cotidiana. Nadie se banca nada, y a poco de encontrarse con los problemas, que muchas veces no hacen otra cosa que empeorarse cada vez más, ya queremos “perderlos” de alguna manera.

El camino del afuera, es un laberinto de espejos, en el que es muy fácil entrar, pero muy difícil salir. Todo lo que nos pasa, lo espejamos en algo o en alguien, y luego nos quedamos distraídos, tironeados hasta con éxtasis, por la situación creada por nosotros mismos…

Y… ¿a qué se recurre? Al psicólogo, al psiquiatra. Toda situación es digna de ir a análisis para fijar nueva forma. Pretendemos salir de la ciénaga de los acontecimientos usando andamios farmacológicos o de formas de nuevos pensamientos.

La Argentina es el primer país en el mundo de más alto consumo de psicofármacos. Según el grupo etario que se considere, por ejemplo, más allá de los 45 años es posible encontrar que una de cada cuatro personas los consume. Solamente en el año 2016 se vendían en todo el país unas 114 pastillas por segundo… ¿Tan locos estamos? ¿Tanta “locura” tan digna de ser medicada… así?

Años atrás, cuando me tocó estudiar medicina, y recibirme de médico, una vez un profesor nos dijo una frase que jamás olvidaré: “toda vez que alguien se toma un fármaco, está cambiando un problema por otro”. Y esto es siempre así para cualquier medicamento… Por algo o para algo existen los prospectos.

Pero volviendo a lo anterior, me pregunto si realmente estamos tan mal como para tener que medicarnos con sustancias psico activas hasta semejante nivel de consumo…. y dependencia…

Hace un rato escuchaba por radio a un médico famoso decir que la ingesta de psico fármacos cambia neurológicamente a las personas, a un punto tal, que muchas veces provoca por ejemplo cambios en el sueño y en estos casos, el mismo, se hace muy difícil de conciliar o mantener…

Entonces, si quitamos los ojos de la meta, si nos adormecemos, si anestesiamos nuestra cotidianeidad, si buscamos escapar de la realidad “tóxica” que nos circunda, por la autopista de un mundo de sensaciones, perdemos vitalidad y nuestro organismo adopta formas de “supervivencia”.

Supervivencia como ante sala de un cuadro de cualquier tipo de enfermedad.

La homeopatía, es una maravillosa medicina, genialmente creada, hace poco más de 200 años, inicialmente con la idea de jamás oponerse a nada de lo que nos esté aconteciendo. No es en contra, sino a favor, a favor de cada uno, y con la mayor y mejor auto conciencia, como pueden ser superados uno, varios, o todos y cada uno de los obstáculos de nuestra vida. Sencillamente porque, en armonía, es posible ordenar la vida y escuchar la melodía del éxito más allá de la esquina del peor de los fracasos.

Dr Sergio Pereira Vitale Médico homeópata unicista con orientación antroposófica

Turnos al 4545 8734
drsergiopvitale@gmail.com
www.unicista.com