www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Septiembre / Octubre 2017 - Nro 85 -Año XVII
Portadas Anteriores
Buscar

 

¿Por Qué Duele la Cabeza? Un Enfoque Homeopático

Es muy improbable considerar que jamás hayas tenido un dolor de cabeza, aunque sea leve. Las causas pueden ser de lo más diversas. Básicamente tenemos en cuenta estas posibilidades condicionantes de una buena cefalea: cambios en la irrigación craneal, por tracción o por oclusión de las arterias o venas; si se inflaman los nervios craneales, si hay problemas con las vértebras cervicales, y si se irritan o inflaman unas membranas que rodean al cerebro llamadas meninges.

Dentro de causas graves, pueden considerarse la hipertensión arterial, inflamaciones crónicas cerebrales, lesiones vasculares o nerviosas, entre otras.

Al mismo tiempo pueden darse otros síntomas, como ser: náuseas, vómitos, mareos, problemas digestivos, debilidad, inestabilidad en la marcha, contracturas en la espalda, zumbidos en los oídos, problemas para fijar la vista, entre otras múltiples posibilidades.

Pocos síntomas físicos se llevan en la homeopatía tanta consideración “a fondo” como es el caso de los dolores de cabeza. Siempre preguntamos a qué hora aparece, a qué hora desaparece, en qué lugar de la cabeza se da, si se relaciona con alguna variación climática, si queda fijo o es móvil, qué sensación agrega: por ejemplo si es quemante, estallante, pulsante, reventante, tironenante, taladrante, rasgante, punzante, cortante, punzante.

Veamos a modo de ejemplo algunos tipos de dolor de cabeza y cómo son considerados los conjuntos de síntomas desde el punto de vista homeopático:

Dolor de cabeza martillante, violento, de tipo enloquecedor; con la cara roja, y la mirada fija, brillante; los dolores agravan entre las 16 y las 3 de la mañana. Dolor de cabeza, como por fiebre, con tos, por cualquier movimiento al mover o sacudir la cabeza. Se siente mejor si se refugia en una habitación a oscuras, cerrando sus ojos, o aplicándose hielo localmente. Tiene la cabeza muy caliente y las extremidades frías.

Otro tipo de cuadro es: dolor periódico cada siete días, de mañana, crece y decrece con el sol, empiezan en la región occipital, van hacia arriba y adelante en la cabeza, se fijan en una sien o el ojo derecho. Siente un relámpago en la cabeza. Le hace mal la luz, los olores fuertes. Nota latidos en la cabeza, vómitos, oleadas de calor, las mejillas se le ponen rojas, le quema la lengua.

Siempre consideramos en homeopatía todas y cada una de las modalidades que se encuentran emparentadas con el cuadro. Y no solamente las señales físicas, sino todas y cada una de las implicancias anímicas. Y en ello va también la circunstancia inicial que llevó a que el cuadro aparezca. A veces el dolor de cabeza surge por ejemplo por no poder dormir, o por tener problemas con el hígado, o por estar distanciado o con problemas de pareja, o por preocupaciones, o por enojos importantes, o por cansancio o extenuación. Para todas y cada una de estas modalidades existe una medicación específica que va a cubrir y mejorar las formas que adopten estas cefaleas.

Lo importante siempre es hacer la consulta médica a tiempo, básicamente por dos motivos. Uno, para descartar las formas graves y otro para poder determinar la sustancia más específica, la que mejor se adapte a la totalidad sintomática que caracterice a la persona y a lo que le sucede: dolor de cabeza y otras señales concomitantes.

La homeopatía tiene siempre la sustancia justa capaz de poner orden hasta en el más aturdidor caso de cefalea, teniendo en cuenta no solo lo físico, sino también lo anímico y lo emocional.

Dr Sergio Pereira Vitale

Médico homeópata unicista
Medicina antroposófica

Turnos al 4545 8734
www.unicista.com
drsergiopvitale@gmail.com