www.elhomeopatico.com.ar 
Fecha
Julio/Agosto 2008 - Nro 39 -Año VII
Buscar
Notas, Entrevistas ....
 
 

 

¿Es usted paciente para la Homeopatía?.

Dr. Pablo Korovsky

En homeopatía se observan muchas veces curaciones maravillosas. Pero con cierta frecuencia, especialmente en pacientes con padecimientos crónicos, el proceso puesto en marcha por el remedio homeopático produce transitoriamente algunos cambios en el organismo a veces molestos, que de no ser comprendidos y tolerados pueden abortar la curación.
Hemos hablado de ello al referirnos a la Ley de curación, que sintetizaré brevemente.
En un proceso de curación verdadera los síntomas del desequilibrio de la energía vital van desplazándose de adentro hacia fuera, de los órganos centrales a los de menor compromiso vital como la piel y las mucosas.
La reaparición transitoria de síntomas antiguos, generalmente en el orden en que aparecieron históricamente es también una señal de la ley de curación. A modo de imágenes que asemejan los primeros síntomas que el paciente sufrió en su vida pueden reaparecer pasajeramente como parte del proceso de curación y son una muestra de que solo habían sido suprimidos pero no verdaderamente curados.
Una mejoría del estado general y mental acompaña la evolución, a pesar de que quizás aún no se haya restablecido completamente el cuadro desde el punto de vista físico.
Es bueno aquí recordar el concepto de supresión, como contrapartida de la ley de curación.
Supresión es cuando se elimina un síntoma y al tiempo aparece otro de mayor compromiso vital.
El desequilibrio de la energía vital no se corrigió, solo se trasladó hacia un lugar de mas entidad.
Otra eventualidad es la llamada agravación homeopática que consiste en la intensificación pasajera de algunos síntomas del paciente luego de la cual, suspendiendo el remedio si se ha dado en dosis continuadas en agua, o simplemente esperando un poco, si se ha dado una dosis única, comienza la mejoría.
Esto se produce como respuesta a la similitud establecida entre el remedio y el paciente, que precisamente a través de la Ley de la cura por lo semejante, basamento de la homeopatía, promueve el proceso de curación.
Por eso aunque resulte en ocasiones algo molesto es una señal de buen pronóstico, es pasajera y debe respetarse.
Un breve ejemplo: un paciente asmático que a partir de un tratamiento comienza a mejorar del asma con aparición de manifestaciones alérgicas en la piel, está haciendo una buena evolución y es necesario tolerar estas últimos síntomas porque responden a la ley de curación y de no respetar este proceso puede retroceder la curación del asma.
Hay que entender el proceso de exoneración y limpieza que está llevando a cabo el organismo para curarse.
Los fenómenos comentados no suceden siempre, pero ante su eventualidad es bueno que los pacientes comprendan de que se trata.
Vuelve entonces la pregunta, ¿es usted paciente para la homeopatía? .
Muchos por su propia naturaleza, son pacientes para la homeopatía y entienden sin necesidad de dar explicaciones el proceso de curación, otros necesitan de este tipo de informaciones para sostener un tratamiento y otros directamente no entienden o no comparten estos conceptos y difícilmente sean pacientes para la homeopatía.
Dr. Pablo Korovsky
ATENCIÓN CAMBIO DE TEL: 4964 5432 - 5256 7486

.