www.elhomeopatico.com.ar 
Fecha
Mayo/Junio 2007 - Nro 33 -Año VI
Buscar
Notas, Entrevistas ....
 
 

 

Parkinson.

Prof. Dr. Eduardo N. Imventarza.

Hace ya 22 años llega a mi consultorio Nora., de 63 años, es viuda, esta empleada y tiene 4 hijos.
Llega a mi consulta con el diagnóstico de Parkinsonismo. Tiene un marcado temblor de manos, sobre todo en la derecha al punto que no le permite ni manejar un cubierto. Mirada fija. Gran rigidez general. Artrosis cervical. El cuadro había empezado hace unos 8 meses y los medicamentos que le recetaron hasta ese momento, la habían ayudado muy poco.
El único antecedente importante era que hace varios años tuvo eczemas en manos y brazos, que fueron suprimidos con tratamiento local.
Cuando le pregunto sobre su manera de ser, cuenta que es nerviosa e impaciente. - "Si no me entienden lo que explico, enseguida me pongo nerviosa. También cuando mis hijos no hacen lo que yo quiero. Soy sensible a que me traten de una manera incorrecta. Trabajo hace años, desde que enviudé. Soy muy ordenada y lenta. Me da mucha rabia que algo me salga mal.
Cuando mi marido murió sentí que el mundo se me venía abajo.
Le tengo mucho miedo a las tormentas.
Cuando yo era chica siempre mandaban los demás, ahora es al revés. Tengo miedo a los animales, sobre todo a perros y gatos.
Le agrego mucha sal a las comidas, me gustan bien condimentadas. Soy muy calurosa.
Cuando estaba por venir mi menstruación me ponía muy irritable. Siento vértigo si me asomo a un balcón. Me pica la ropa de lana". -
Tomé en consideración los siguientes síntomas: trastornos por mortificación, miedo a las tormentas, cólera por sus errores, miedo a los animales, deseo de sal y condimentos, vértigo de altura, agravación por ropa de lana.
En virtud de estos síntomas, unidos a la comprensión de su actitud de vida, le indico Sulphur MIL, una sola toma.
Vuelve a los 40 días con una gran mejoría en su estado general, cosa que se percibía con sólo observar su mirada. Antes de empezar el tratamiento homeopático tomaba Lexotanil, Tofranil y Madopar. En base a la mejoría obtenida le suspendo el Trofanil y el Lexotanil y reduzco la dosis de Madopar. Ocho meses después presenta muy buen estado general y anímico. Desaparecieron las cefaleas y la rigidez y continúa algo del temblor. Se reduce la dosis de Madopar. A los doce meses se suspende totalmente esa droga, ante la evidencia de la progresiva mejoría.
Hoy, a 22 años de haber sido medicada por primera y única vez, no presenta ninguna evidencia de haber padecido Parkinson alguna vez.
Hace ya muchos años que Nora fue dada de alta. Hoy, con 85 años de edad sigue bien y me entero de esto gracias a los pacientes que siguen llegando recomendados por ella. Muchos de ellos, también con Parkinson. Lamentablemente no a todos he podido ayudar. Algunos por el avanzado estado de su enfermedad, con años de medicación alopática y daño neuronal. Otros porque no pude dar con la medicación adecuada para esa persona.
Dada la notable evolución de Nora, algunos concluirán que el Sulphur es un gran remedio para Parkinson. De ninguna manera. Lo que significa es que fue un gran remedio para mi paciente, cuyas características personales me orientaron a su Simillimum.
El remedio de cada paciente no se elige por el diagnostico de la enfermedad que padece, sino que se selecciona en función de las características individuales del mismo.
A modo de ejemplo, si en lugar de Nora, el paciente hubiese sido Omar, que me consulta también por Parkinson, pero que a diferencia de Nora, cuando se enoja no puede expresar su cólera. Se la traga y sufre por dentro, aunque nadie se da cuenta. La gente piensa que es muy tranquilo, pero la procesión va por dentro. Es muy obsesivo con sus cosas y con el orden. Sufre el frío. Le gusta la comida picante y tiene vértigo de altura. En este caso el remedio curativo de Omar es Staphisagria.
La enfermedad orgánica es la consecuencia final de un proceso de desarmonía, que empezó mucho tiempo antes. Si hubiésemos tenido la oportunidad de medicarlo muchos años antes, le habríamos evitado muchísimos sufrimientos.
La Verdadera homeopatía además de curar armoniza el eje espíritu-mente-cuerpo, y, de este modo evita enfermedades futuras serias.


Prof. Dr. Eduardo N. Imventarza
Profesor Titular de Homeopatía Unicista
Ex Profesor Titular de la E.M.H.A. Tomás Paschero
Coordinador del Departamento de Investigaciones de la E.M.H.A. Tomás Paschero
Miembro de la Liga Medicorum Homeopática Internacional
Av. Rivadavia 6351-T1-4to. B (1406) Buenos Aires, Argentina
T.E.: (54-11)4633-4100 / 4632-5171
e-mail: imventarza@hotmail.com

web site: www.infocomercial.com.ar/imventarza